El hardware básico, los videojuegos y la apuesta a la calidad por sobre la compatibilidad

La industria de los videojuegos ha saltado definitivamente al espacio de los Smartphone, que, en función de un hardware básico, pueden aportar un mínimo de rendimiento para la mayoría de los conceptos de videojuegos. Muy poco concepto es el que excede las capacidades de muchos Smartphone y, de hecho, algunos tienen configuración gráfica variable que le permite adaptarse a hardware menos potente a coste de una experiencia gráfica reducida.

El hardware básico, los videojuegos y la apuesta a la calidad por sobre la compatibilidad

Una de las consecuencias de acudir a la compatibilidad máxima de hardware básico de Smartphone es el no poder vender una experiencia de juego pues, como se expresó anteriormente, se debe sacrificar esto para ser tan compatible como sea posible. Pero algunos fabricantes no hacen esto y prefieren destinar sus productos a ciertas capacidades, para así poder vender en función de la experiencia y no de la compatibilidad.

Pese a que este concepto de venta no parece muy efectivo, la realidad es que lo es; los clientes que tienen buenos equipos capaces de procesar un videojuego de alta exigencia, suele también tener la capacidad adquisitiva para comprar un videojuego costoso. En ese aspecto, el apostar por un número limitado de dispositivos con algo más que hardware básico, parece ser una apuesta más efectiva en cuanto a ganancia, siempre y cuando, se tenga para invertir en un buen producto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *